Call of Duty: World at War, la guerra en estado puro
 
 
Aún recuerdo con emoción el año 2007 cuando Activision anunciaba que su saga Call of Duty se desmarcaba de la 2ª Guerra Mundial para adentrarse en los conflictos bélicos actuales, y de la mano de Infinity Ward nos obsequió a todos con Call of Duty: Modern Warfare, quizás el mejor FPS hasta la fecha. Lo que habré disfrutado con el juego de marras, sentado en el sofá de mi salón y pegando tiros tarde tras tarde, noche tras noche.

Una vez explotado el juego hasta la saciedad, llegó Activision y comunicó de manera oficial que al frente de la próxima entrega de Call of Duty, la que estamos tratando en cuestión, estarían los chicos de Treyarch nuevamente y la temática retornaría a la ya más que trillada 2ª Guerra Mundial. Aquello fue lo más parecido a un jarro de agua fría para todos ya que la saga había evolucionado y gustado a casi todo el mundo. Al menos todo iba a “rodar” con el mismo motor gráfico, lo cual nos permitió respirar a todos un poquito. Pero comencemos poco a poco…

Si hay algo que me ha gustado mucho de Call of Duty: World at War es el aire de documental que le han dado al juego, llegando a convertirse en toda una lección de lo que aconteció al final de la Segunda Guerra Mundial. Vídeos históricos, imágenes, gráficos de datos,… la mayoría muy crudos y de difícil digestión. Todo un recuerdo de lo que fue y no debe volver a ser, con la friolera de más de 60 millones de muertos.

 
 
El modo Historia nos pone en World at War en la piel de 2 soldados, uno americano y otro ruso, para asumir con ellos el papel crucial que tiene en cada parte de la historia. Lógicamente cuando seamos americanos deberemos enfrentarnos a los ejércitos japoneses, mientras que cuando estemos del lado ruso lo tendremos que hacer contra las tropas alemanas. Es toda una experiencia abrirse paso a través de la historia de esta manera.

Como ya he dicho, el apartado técnico de CoD: WaW es casi idéntico al de CoD4 y todo luce genial, por lo cual me voy a limitar a comentar aquello que los distingue, así como las novedades. Si algo me ha llamado la atención es el nuevo sistema de reacción ante los disparos, así como las muertes. El juego se ha vuelto algo más gore y los desmembramientos son el pan nuestro de cada día, al igual que los chamuscamientos. A mí me gustan este tipo de detalles en los FPS, pero al que no le gusten no se lo recomiendo, ya que puede llegar a ser un pelín desagradable. Por otro lado el sistema de iluminación ha sido muy bien implementado por los chicos de Treyarch, que logra dotar al juego de una mayor realidad si cabe.

Es posible que el modo Historia peque de no ser todo lo largo que nos gustaría, pero hay que reconocer que es intenso como pocos e incluso me atrevería a decir que supera al de su antecesor, estando mejor “planificado”. Además, una vez finalizado el modo Historia podemos optar por probar el modo Cooperativo, ya sea para 2 en la misma consola o con otros 3 jugones a través de la red de redes. A mí parecer esto es algo que le faltaba al CoD4 y que, sumado al genial modo Online del cual ahora hablaremos, hace que CoD: WaW sume puntos.

 
 
El cuanto al modo Online tengo que decir que sigue siendo tan maravilloso y adictivo como en su anterior entrega. Seguimos contando con el sistema de rankings, con el ascenso de rangos, con la mejora de armas, los retos por superar, la numerosa cantidad de modos de juego, las recompensas… todo sigue siendo igual. Bueno, todo menos los escenarios, que son distintos. En WaW los escenarios me parecen más amplios, y más detallados si cabe, lo cual puede hacer en alguna ocasión que la partida no sea tan intensa como debería. Quizás si soportase un mayor número de jugadores online sería otra cosa, pero algunos escenarios son muy amplios para tan pocos jugadores.

Quiero resaltar el hecho de la extrema rapidez del sistema y los servidores a la hora de buscar partidas y engancharnos con una, para ponernos a jugar “a la de ya”. Otra diferencia que encontramos es a la hora de encadenar varias muertes. Si en la anterior entrega al llegar a la cifra de 7 nos mandaban un helicóptero que acababa con todo, en WaW podremos soltar una jauría de perros que serán la pesadilla del enemigo. Ah, y también podemos conducir vehículos, tanques para ser concretos, para acabar con nuestros enemigos.

 
 
Algo que no me ha gustado mucho es el tema de las voces elegidas en esta ocasión. Mientras que en CoD4 disfrutaba cada vez que escuchaba “Colocando claymore” o “Nuestro VAT está en línea”, ya que tanto la interpretación como el acento dado a las mismas era excelente. Cada voz casaba a la perfección con el mando al cual pertenecía. Sin embargo, en CoD: WaW esto no ocurre y, a mí parecer, no están tan conseguidas como en su predecesor y dejan algo que desear. Es cierto que se utiliza un lenguaje mucho más duro y soez, que consigue darle mayor realismo al juego y nos mete de lleno en él, pero no me acaban de convencer los acentos utilizados para cada bando.

En cuanto al resto del apartado sonoro, tanto de la BSO como los efectos de sonido, quiero decir que están de cine, siendo de una altísima calidad y dotando al juego de un efecto envolvente que muy pocos consiguen. La música va unida a la perfección al tempo del juego, elevándose en los momentos cumbres y pasando casi desapercibida cuando el sigilo es necesario.

 
 
Como cada año, la saga Call of Duty hace su aparición y no deja indiferente a nadie. Con este World at War ha dejado claro que la Segunda Guerra Mundial no está tan acabada como se creía y que, aunque no sea una revolución, es un juego de una calidad altísima. Yo, soy un fanático de la historia y en especial de la Segunda Guerra Mundial, y he de reconocer que el modo Historia de CoD: WaW me ha gustado más que el de CoD4. Por otro lado la inclusión del modo Cooperativo es algo que para mí es básico hoy en día, ya que alarga el tiempo de vida del juego junto al modo Online. Y si a todo esto le sumamos que engancha como él solo y que divierte, pues poco más hay que añadir

Lo Mejor:

  • La ambientación del juego, tanto ingame como en los mini-documentales.
  • El modo Online, tan divertido y “enganchante” como siempre en la saga.
  • La inclusión de un modo Cooperativo, algo que echaba de menos.

Lo Peor:

  • La localización de los acentos de las voces, que no me parece nada acertada.
  • Pocas novedades respecto a su predecesor, por decir algo.
 
Artículo escrito por: BeeGamer